Mitología Catequil



Recopilado por
Lic. DIAZ RUIZ, Santiago Wilmer




Ataoguju, fuente de la sabiduría creador de la naturaleza, y otros dos miembros llamados Sogudcavra y Acumgavrad (en todo momento fueron uno solo y a la vez tres). Ataguju creó también a otros dos seres divinos Viguaichu y Unstiqui y en doble Guamansuri fue creado “vis a vis” de las dos parejas divinas, es entonces que Guamansuri fue elegido y enviado por Ataouguju a donde vivían los Guachemin (hombres pobres), pero debería llegar de manera pulcra y humilde con el objetivo de enseñar al pueblo a trabajar y conducir su vida en orden, ya que este pueblo tenían actitudes incivilizadas y al mismo tiempo huraños. Guamansuri, llegó a los rayanos o linderos de los Guachemin, con una actitud humilde, de acuerdo a lo encomendado, Guamansuri se acercó a un hombre anciano que sacaba papas con las manos, pues le pidió que cogiera un poco que a cambio trabajaría para él; el anciano visto la amabilidad y sencillez del extraño, le cedió un tiempo prudente dándole indicaciones que fuese rápido pues temía la presencia de sus hermanos en esos instantes y los desmanes que podrían causarle, en consecuencia, Guamansuri sacó de entre sus ropas una Pushana o taclla de mano en una ubicación determinante para que el viejo pudiera observar, es así que sacó tantas papas que superó la cantidad que tenía el anciano, a partir del asombro, se entabló un diálogo sugestivo que duró toda la otra parte del día, en esos instantes empezaron a llegar sus hermanos de manera individual, hasta que Guamansuri se vio asediado de todos los aldeanos, casi terminado el día, cuando los rayos del sol se ocultaban, deciden presentarlo a Cauptaquam, una mujer muy bella, dotada de mucha sabiduría quien gobernada esta Huaranga o pueblo, pues así lo hicieron; Cauptaquam le hizo muchas interrogantes antes de acogerlo, para luego admitirlo como uno más del Huaranga.

En los primeros rayos del sol de cada día, Guamansuri descendía de las peñas, cargado de enseñanzas nuevas, para brindárselos y también dispuesto a contestar cada pregunta ocurrida, hasta que el ocaso se perdía entre las montañas, por lo tanto, todas mañanas se levantaban temprano para esperarlo, Cauptaquam era la primera en recibirlo y la última en despedirlo.

Ocupado ya la familiaridad y cierta aceptación, empezó a organizar el comarca, fabricaron sus herramientas, cultivaron sus parcelas, empezaron a definir en donde hacer sus construcciones y sobre todo se unificaban para dialogar y resolver dificultades que se presentaban. En ese lapso de sonrisas, júbilos, amistades; los Guachemin temían la pérdida de su señora, ya que Guamansuri y Cauptaquam siempre estaban juntos desarrollando o planificando actividades.

Cauptaquam queda embarazada, entonces los bravos Guachemins, capturan a Guamansuri, le dan muerte y sus cenizas lo dispersaron, en polvo subió al cielo y ahí permanece con Ataoguju; desde allí, ponen a Cauptaquam en estricta vigilancia y en pocos días pare o da a luz a dos huevos, muriendo en el parto, tomaron los huevos y lo botan en un estercolero, donde dos niños gritones salieron de ellos, una señora tomó los niños y los crió, uno de ellos fue “Catequil” el más honrado y temido en todo el Perú y el otro niño fue Piguerao, su hermano de él no se habla mucho. Catequil cuando creció, fue a donde falleció su madre y la resucitó, ella le dio las hondas que Guanasuri había destinado para él, por lo que cogió una piedra y al girar y lanzar con fuerza producía truenos rayos y relámpagos, a partir de allí empezó a su gobierno que ya auguraba buenos tiempos.

Catequil mató muchos Guachemins, debido a la resistencia y cambios en su gobierno y a los que no los mató los expulsó, entonces, subió al cielo e indicó al Dios Ataoguju, que el Huaranga estaba libre de los guachemines, en consecuencia, Ataoguju ordenó a Catequil, ir al Cerro de altas tierras de pastos denominado “Guatac”, que estaba aguas arriba de la ciudad de la Parrilla de santa y de la tierra de ese lugar, usando herramientas o tacllas de oro y plata, escarbara que saldrían nuevos hombres, para luego establecerse en Porcón.
Catequil y su hermano Piguerao comenzaron a expandir el Señorío, dando potestades y nombrando Huacas y Chacarunas en cada lugar que iban, la expansión fue tan organizada, que siempre realizaban la peregrinación hacia Namanchugo, Santuario principal de Catequil, para la concentración, los que tenían mayor rango llegaban a Chulite y en Chuquicanrra e Icchal los de menor jerarquía.