Cachicadán - Pueblos y Colonias

En todas partes del Universo, hay personas agrupadas en Colonias, procedentes de diferentes latitudes, que por múltiples razones dejaron su lugr de origen, su tierra donde nacieron, donde heredaron una cultura, donde estuvo su ascendencia, su medio de vida originaria, su trabajo tal vez; pero motivos diversos les forzaron a emigrar a otra ciudades, con la idea de buscar un mejor provenir personal y familiar.
Este, es el común denominador de la
despoblación de nuestros pueblos y de la sobrepoblación de otros.
Estoy seguro que aquí en nuestra Patria este fenómeno dañino en ambos casos, deberá corregirse, cuando menos regularse con al esperada Regionalización.
Trujillo, es una de aquellas ciudades que soporta esa avalancha migratoria a la cual nos estamos refiriendo.
recordar aquel Trujillo de los años cincuenta del siglo anterior, es dibujar en nuestras memorias cuatro calles con sus respectivas portadas: Portada de Moche, portada de Mansiche, portada de Huamán. Sentir de rato en rato el paso de un carro colectivo, la carreta del alfalfero, el carruaje bulñlicioso del lechero, o el pito lejano y luego cercano del tren cargando caña de azúcar, la bocina del vagón procedente del valle; todos estos componentes de un Trujillo tranquilo, sereno, seguro, ingenuo, antiguo han desaparecido. Trujillo ha crecido con sus virtudes y defectos, pero ha crecido, agregando a su impecable historia la sobrepoblación que hoy soporta.
Esta sobrepoblación necesariamente ha tenido que agruparse en Colonias, Asociaciones, o Clubes. 

Tales el caso de la colonia otuzcana, la Colonia Huamachuquina, la colonia Santiaguina, la colonia Patacina, la colonia Cachicadanense solo por citar algunas, todas con una actividad institucional admirable. Celebran las fiestas patronales de sus respectivos pueblos con típicas constumbres, realizan acciones en bien de sus comunidades.
Tengo la plena seguridad que las diferentes colonias residentes aquí en trujillo, Capital de la Región la Libertad, liderarán acciones y gestiones en favor de sus respectivos pueblos, serán los portadores de buenas noticias para aquellos paisanos que aún no han tenido la oportunidad de salir de su tierra, donde les falta escuelas, colegios, hospitales, industrias para sus productos. Como verán a las colonias les espera este gran reto: Promotor y gestor, orientado a conseguir el cambio que nuestra patria necesita, para lograr el progreso, manteniendo la paz social extendida a lo largo y ancho de nuestras comunidades. Es indispensable que desde ya, estemos preparados con la mente fresca, como aquel viento matutino de nuestros andes, que nos permita trepar cerro a cerro, dejando las modernas huellas de un nuevo Perú descentralizado.
 
Por: Addinson Vásquez Carbajal